En Latam y el mundo hablan de Navent

Prensa

xx

RR.HH. también tiene su tinder

El Cronista, 05-2016 Argentina.

Existen varias aplicaciones que se basan en la lógica de las coincidencias de los programas de citas para acercar más rápidamente a profesionales y empresas. El caso local de Ubit, y los programas que intentan posicionarse a nivel mundial.

Suele ser habitual en la industria de las nuevas tecnologías que una aplicación o un servicio web que se crea para un objetivo termine sirviendo para alcanzar muchas metas más. Las aplicaciones para conseguir citas y/o parejas son un ejemplo. El sistema de “flechazo” que Tinder, Happn, Kickoff o Match utilizan para “enganchar” a dos desconocidos con intereses similares viene siendo empleado desde hace un año por los sistemas de búsqueda laboral. Bajo la lógica de la “pesca” se buscan mejores profesionales y mejores trabajos, según de qué lado de la aplicación se esté.

Ubit, Jobr, Switch y Blonk son las cuatro aplicaciones que picaron en punta en esto de utilizar la lógica de Tinder pero para encontrar un mejor empleo. Como base tienen los condimentos de los servicios web tradicionales de búsqueda de trabajo pero el sistema de encuentro de intereses comunes que se explora a través de las aplicaciones de citas permitió tener niveles de precisión mucho más altos.

¿Por qué recurrir a este tipo de tecnología para cambiar de trabajo o encontrar un mejor empleo? Para Andrea Avila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, “la digitalización ayuda en esa búsqueda. Es válido que las personas utilicen estas herramientas porque forman parte de las cosas que usan diariamente. Son instrumentos que agilizan, que acercan hasta llegar a la instancia humana”.

Porque, en definitiva, se trata de acercar personas. Y lo que hace la tecnología es facilitar esos procesos intermedios que, antes de los portales de búsqueda de empleo y, ahora, con las aplicaciones especializadas, debían pasar por otros filtros, por otras modalidades, que demandaban mucho más tiempo.

Las aplicaciones mencionadas son las más reconocidas en sus lugares de origen. Y lo son más si, además de estar en la tienda de Apple (a donde van siempre primero por lo sencillo que les resulta a los desarrolladoras programar para esa plataforma), llegan a Android. Si lo hacen en simultáneo, tanto mejor. En la Argentina la más reconocida es Ubit, no sólo por haber sido creada por argentinos sino, básicamente, porque se trata de un desprendimiento de UniversoBit, la plataforma de búsqueda de empleo de perfiles IT propiedad de Bumeran.com.

Como el perfil de profesionales informáticos es uno de los más demandados en el país (y en el mundo) por el avance del uso tecnológico en todas las actividades económicas, desde UniversoBIT decidieron craer una aplicación que permitiera a las empresas encontrar más rápidamente a los perfiles que necesitan. La sobredemanda que existe de parte de las corporaciones es inmensa y Ubit permite simplificar un proceso que, de otra manera, sería engorroso.

La aplicación Ubit tiene una modalidad de funcionamiento muy sencilla. Los candidatos expresan por cuánto dinero están dispuestos a cambiar de trabajo. Sobre la base de ese dato la empresa le acerca una propuesta trabajo. Y a partir de ahí el profesional la acepta o la rechaza. Es decir, o le pone un corazoncito o la elimina, según funcionan las aplicaciones de citas.

Esto facilita el camino de la búsqueda en dos sentidos. Al candidato porque elimina lo que no le interesa y no tiene que estar rechanzado llamados que no quiere recibir. Y a la empresa porque sabe con quién seguir negociando y en qué casos no vale la pena insistir. Aquel que acepta la propuesta enviada vía aplicación sigue la conversación a traves de un chat privado, igual que Tinder.

“Nuestra innovación surgió tras detectar una necesidad de ambas partes, empresas y candidatos IT. Las empresas nos explican el tiempo y dinero que invierten para poder acceder a candidatos de sistemas. Por el lado de los profesionales de IT, nos cuentan lo invasivo que les resulta ser consultados con tanta frecuencia”, explicó Federico Villa, Country Manager de Bumeran.com.

Desde su puesta en marcha, hace menos de un año, la aplicación Ubit ya tiene una base total de 3.500 usuarios. Unas 150 empresas se volcaron a esta herramienta, de las cuales 107 usaron la aplicación para buscar determinados perfiles y otras 55 sumaron eso con avisos online, según datos brindados por Ubit.

En esa línea se advierte que, por mes, se publican 236 avisos, lo que da un promedio de 4,29 avisos por mes por empresa. En otras palabras, hay demanda laboral, al menos en perfiles específicos que, como se dijo más arriba, tiene que ver con el tipo de actividad en que se concentra esta herramienta.

Como se dijo más arriba, Ubit se creó con el objetivo de concentrarse en la demanda de perfiles relacionados con la tecnología informática, por ser los más solicitados en el merado laboral. Se trata de una tendencia que se registra también a nivel regional. “En la Argentina y en la región la mayor demanda se concentra en las carreras de ingeniería y de IT”, sostuvo Avila, quien añadió que, cuando evalúan desde el punto de vista de los profesionales cuáles son las empresas percibidas como “ideales” para ir a trabajar las compañías tecnológicas son las que mejor ranquean. Y esto explica por qué, además, estas organizaciones necesitan recurrir a las herramientas digitales para encontrar aquellos perfiles específicos que necesitan para completar un equipo o para liderar un proyecto específico.

Coincidencias que no son un juego

La base de las herramientas digitales de búsqueda de trabajo es la coincidencia, el “Alcoyana-Alcoyana” que popularizó Berugo Carámbula en un viejo programa de televisión y que los que cruzaron el umbral de los 40 bien lo recuerdan. Esa necesidad de coincidencia es la que se utilizó en la creación de otras aplicaciones de búsqueda de trabajo, como Jobr, Blonk y Switch, aunque a diferencia de Ubit, concentrada específicamente en los perfiles de informática (tecnicaturas, licenciaturas e ingenierías, sin olvidar a progamadores y desarrolladores), apuntan a candidatos con perfiles diversos.

En los tres casos se trata de unir a las dos puntas, es decir, a la compañía con el postulante indicado. En el caso de Jobr, la información básica del candidato se extrae del perfil que posee en Linkedin. A partir de esos datos se reciben las propuestas, y tal como ocurre en Tinder, aquellas que interesan se responden con un sí deslizando el dedo a la derecha. Si , por el contrario, no resulta atractiva, se desliza hacia la izquierda para rechazarla. Como en Ubit, cuando se da una coincidencia, se habilita un canal privado para continuar la negociación.

Blonk es otro de los programitas de este tipo que, a diferencia de las otras, cuenta entre sus impulsores financieros al cofundador de PayPal, Peter Thiel. Bajo la modalidad de “la caza y la pesca”, este servicio cuenta con un adicional en comparación con sus “competidores”. A la información básica sobre la especialización del candidato y el dinero por el cual estaría dispuesto a cambiar de trabajo se suma un video de 20 segundos en el que deben responder a la siguiente pregunta: “¿En qué piensas que casi nadie está de acuerdo contigo?”. La idea de la pregunta fue del propio Thiel que, así, quiere que esa búsqueda fría y calculada se convierta en algo más entretenido. Y hasta más desafiante para quienes tienen pretensiones de ascenso económico. El objetivo es dejar claro qué diferencia a ese postulante de todos los demás que están compitiendo por esa misma propuesta laboral.

Otras dos aplicaciones que funcionan de manera idéntica son Switch y Networkr pero están sólo disponibles para iOS y no necesariamente en todos los países. La primera hace mucho hincapié en el poder del postulante para decidir si la propuesta le interesa o no. Aunque en todos los casos, el negocio de estos programas se basa en el pago de las organizaciones para acceder al servicio o, mejor dicho, a los potenciales candidatos. Todo se trata, en definitiva, de dar en el blanco, de ser certero en el flechazo. En el amor, por supuesto. Pero también en el mundo del trabajo.

Contacto

NaventNaventNavent